¿Sabes diferenciar una gripe de un resfriado?

Tanto el resfriado como la gripe son dos de las enfermedades más frecuentes en nuestra vida cotidiana. Tal es así, que el 75% de los españoles sufren alguna de estas afecciones al menos una vez al año. Lo que no es tan frecuente como debería, es la capacidad de la población a la hora de identificar cada una. El hecho de que presenten molestias similares y afecten a las vías respiratorias, hace que nos confundamos con frecuencia. No obstante, son diferentes y es muy importante saberlas distinguir para saber cómo actuar.

¿En qué se diferencian?
La principal diferencia es que los resfriados originados por el rinovirus y el coronavirus, suelen producirse sin fiebre alta y sus signos más habituales son: estornudos, congestión nasal, mocos fluidos, acuosos y abundantes, picor de garganta e irritación ocular, así como un malestar y cansancio leve o moderado.

La gripe, originada por el virus influenza, tiene episodios febriles más altos llegando a los 38º y 40ºC, e incluso peores. Aparece de improviso, provocando dolencias físicas más intensas, siendo los síntomas más comunes el dolor muscular (piernas y espalda); dolor de cabeza; sensación de cansancio intenso, debilidad y malestar general. Además, la gripe puede ser potencialmente grave por sus complicaciones como bronquitis o neumonía que, en determinados grupos de riesgo, llegan a tener un pronóstico grave.

Con un sistema inmunológico en condiciones óptimas, la posibilidad de prevenir un catarro o una gripe es mayor. Para ello es necesario dormir bien, evitar las situaciones estresantes, practicar deporte, mantener una alimentación sana y equilibrada y evitar los cambios bruscos de temperatura. En el caso de los grupos de mayor riesgo (> 65 años, embarazadas y niños), se recomienda además vacunarse contra la gripe.

Actualmente no existe un tratamiento efectivo que cure o prevenga el resfriado, sino tan sólo tratamientos puntuales para aliviar los síntomas. Por esta razón, la única forma efectiva de huir de esta enfermedad es prevenir el contagio, que suele ocurrir mediante la propagación de los virus a través del aire y objetos contaminados. Para lograrlo, es importante la higiene de las manos, no compartir vasos, cubiertos, pañuelos y toallas con personas enfermas, no tocarse ojos, nariz o boca porque propagaríamos los virus, tener una dieta rica y equilibrada, y ventilar habitaciones y estancias cerradas para evitar la acumulación de los virus.

Y en caso de que finalmente contraigamos la dolencia, es muy importante beber grandes cantidades de líquido, descansar lo máximo posible, lavados nasales para eliminar secreciones, y sobre todo consultar al profesional sanitario, evitando siempre la automedicación.

LP5 Farmacia en Moya. Trabajamos por tu salud y bienestar.

Fuente: CinfaSalud

Farmacia Luján Pérez. La mejor farmacia de Moya, Gran Canaria.